Montalvo, un migrante ecuatoriano coleccionista de Elvis Presley

Montalvo es un ecuatoriano residente en Nueva Jersey desde hace 12 años y siempre fanático del cantante Elvis Presley. Este  quiteño fue  a Estados Unidos con el propósito de visitar una exposición gráfica  en Miami. La afición por Elvis nació en la niñez. Su pasión por la música de El Rey del Rock la plasmó en una colección. Todo comenzó en EE.UU. donde conoció a su esposa, Noelia Jongeleen, quien falleció hace tres años. Ella inició  la recopilación y con el trancurso del tiempo   reunieron juntos más cosas.

Mientras se inicia la entrevista, vía Skype, con Víctor Hugo Montalvo,   en el fondo aparece un televisor que muestra  el video en el que   Elvis canta un tema preferido:  Sixty eight come back.

Montalvo es un ecuatoriano residente en Nueva Jersey desde hace 12 años y siempre fanático del cantante Elvis Presley.

Este  quiteño fue  a Estados Unidos con el propósito de visitar una exposición gráfica  en Miami. “Viajé en 1999 para conocer ese  país y me quedé por el feriado bancario que pasó en Ecuador”, reconoce Montalvo.

La afición por Elvis nació en la niñez. “Me gustaba la música desde pequeño e incluso escribí canciones y ahora las canta el ecuatoriano Ramiro Vásquez, como Cualquier cosa yo daría”.

Su pasión por la música de El Rey del Rock  la plasmó en una colección. Todo comenzó en EE.UU. donde conoció a su esposa, Noelia Jongeleen, quien falleció hace tres años. Ella inició  la recopilación y con el trancurso del tiempo   reunieron juntos más cosas.

Para Montalvo, Elvis era la encarnación del sueño americano, de fama y fortuna, pero  se dio cuenta de algo más significativo: “Él fue muy  ambicioso no por el dinero o la fama, él quería ser recordado siempre y ser grande”.

Montalvo posee muchas cosas de Elvis y asegura que en el inventario que ha podido hacer de su colección de discos tiene más de 2 000 .   “Son nuevos, los cuido  tanto que cuando los saco del estuche los cojo despacio  con las yemas de los dedos”.

Además tiene varias fotografías del artista, cartas, periódicos, muñecos, estatuillas de porcelana, cuatro botellas  con la figura de Elvis, donde la cabeza es la tapa de la botella de whisky de 37 años.

Asimismo, sobre un cuarto de color crema se aprecian cientos de libros, relojes, certificados de autenticidad de sus artículos, platos con figuras de Elvis  -cada plato tiene un número ya que son ediciones limitadas y únicas; de esos tiene más de 100.

No faltan las  cajas de chocolates, chicles, todos cerrados, álbumes completos de su vida, tarjetas de Elvis niño, cuadros. También atesora otras colecciones de artistas ecuatorianos como Carlota y  Julio Jaramillo.

Este ecuatoriano resalta que  se identifica con música gospel  (espiritual y cristiana), que Elvis aprendió desde niño gracias a su madre, “mientras compartía con su familia, esa fue una influencia muy grande con la iglesia”.

“Cuando canta esta música es algo muy especial porque se entrega bastante”.

Montalvo cree que Elvis aportó mediante  su música a generaciones  de jóvenes. “Me atrevería a decir que a través de  su música llenó ese vacío cultural que existía”.

En su departamento hay tres dormitorios, de los cuales dos están ocupados por  su colección y en el otro descansa. Cree que sus  artículos son una  fortuna y  asegura que cuesta trabajo limpiar y tenerlos ordenados. Incluso todavía tiene objetos en cajas de cartón. “Ya no tengo dónde poner”.

Otros objetos de interés:

Lo primero que tuvo de Elvis fue un CD del artista que le regaló su esposa, llamado ‘Lo mejor de Elvis’. Entre sus artículos favoritos tiene dos platos. Dice que el uno es muy especial, porque vino con un marco de madera y un reloj; y dos fotos de Elvis, donde parece que él fuera cristalizado. El otro  es circular, rojo, y  oro en el filo, su fondo es terciopelo y tiene una base café.

Asimismo, hay una colección de seis discos para fans japoneses. Hace un mes, Montalvo  compró el último objeto: un plato redondo con el  tema de la canción Suspicious minds, de color dorado.

Además posee casas musicales, libros, mucha bibliografía, fotografías donde resalta que para cada show tenía un traje especial; un auto rosado a dos escalas que Elvis recibió de regalo de su madre cuado era joven. Esferos, fosforeras, campana, monedas en plata con figuras de Elvis.

Actualmente Montalvo se dedica a ciertos negocios. Ha hecho últimamente una producción del ecuatoriano Pedro Lobatto radicado en España, como productor y director de estos trabajos. También se dedica a escribir bastante y a hacer negocios con la música.

En Ecuador era propietario de  una imprenta,  llamada Atenea Grupo Gráfico, donde su familia continúa trabajando. . A pesar de que procura visitar su país natal cada año para ver a su familia, especialmente a su hija Vanesa de 16 años.

Montalvo tiene la esperanza de volver a Ecuador y formar un museo. La  colección significa mucho para él, hoy más que nunca por la ausencia de la esposa.

Finalmente este quiteño le dedica un adiós a Elvis: “Tu increíble talento y tu originalidad dieron  felicidad a millones de seres. Tu regalo continúa. Vivirás en nuestros corazones   siempre”.

Publicado en Diario El Comercio

Autor: Amelina Espinosa

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s