Enrique Chediak, de lavar platos en un restaurante a Hollywood

Enrique Chediak, es un ecuatoriano dedicado a la dirección de fotografía y ha figurado en varios carteles de grandes producciones y ha trabajado junto a productores que además admira como Danny Boyle en 127 horas, Robert Rofrígues en The Faculty y Juan Carlos Fresnadillo en 28 semanas después, Intruders, entre otros. Este quiteño estudió durante un año Finanzas en Boston, pero se dio cuenta que no le gustaba y dejó de lado al estudio y se puso a lavar platos en un restaurante, con el objetivo de ahorrar dinero para viajar a Marruecos y España. “Todo fue poco apoco, no sabía que iba a terminar en esto”, asegura. Entre los famosos de Hollywood ha compartido con Jude Low, Edward Norton, Damián Alcázar Richard Gere, Ben Affleck, entre otros.

Su gusto por la fotografía surgió cuando cursaba la secundaria. “Cuando era adolescente viajaba mucho por todo el Ecuador, visitaba playas, montañas y varios sectores del país. Me gustaba más irme de viajes donde podía tomar fotos que salir a fiestas”, asegura.

Sin embargo, a sus 18 años viajó a Boston para estudiar Finanzas. Luego de un año se dio cuenta que esa no era su profesión y dejóla Universidady se puso a lavar platos en un restaurante, con el objetivo de ahorrar dinero para viajar a Marruecos y España. “Todo fue poco apoco, no sabía que luego de lavar platos, viajar a Marruecos y Chile iba a terminar en esto”, asegura.

Luego de lograr su objetivo de viajar a Marruecos, Chediak fue a Chile a estudiar Comunicación Audiovisual, pensando en que algún día podría hacer documentales y junto a un amigo aprendió lo que es el cine y posteriormente lo que ahora ejerce: dirección de fotografía. (Esta profesión se encarga de traducir las palabras del guión en imágenes y en texturas, conjuntamente con el movimiento de cámara que ayuda a formar una composición en la película).

Entre uno de sus primeros trabajos, realizó en Chile la fotografía de un cortometraje entre amigos llamado Panamá, “ahí me apasioné aún más por esta profesión”, sostiene. En Chile hizo además un videoarte que ganó un premio del Instituto Chileno Francés. Posteriormente aplicó una beca en una Universidad en Nueva York y estudió Dirección de Fotografía en 1992. Vivió en Estados Unidos hasta el 2002.

Es así como desde hace 19 años Chediak tiene un vínculo con la imagen, que ahora la vive día a día ya sea en la literatura, cine, pintura, fotografía, siempre trata de estar conectado en cualquier momento. Tal es así, que cuando realiza una película, Chediak asegura que todo a su alrededor, sus sueños, pensamiento, son las imágenes de este film, se adentra en el film hasta que termina. “A veces se termina la película y yo sigo con las imágenes en mi cabeza”, añade.

Esta situación le pasó en la película ‘127 horas’. “Esta es una película que me costó mucho salir tras haberla terminado, fue una película importante y creativa para mí y me quedé con las imágenes y con la sensación, estuvo muy arraigada a mí,”, dice Chediak, quien además agrega que la tuvo en su mente hasta más de un mes que regresó a Brasil, donde vive actualmente con su esposa y su hija desde el 2005. Su hija mayor vive en Nueva Yok, por ese motivo también frecuenta ambos países.

Para el ‘quique’, como lo llaman sus familiares y amigos, ‘127 horas’ se convirtió en una fascinante experiencia, además de trabajar con un director como Danny Boyle, en medio de un desierto. Su participación en dicho film como director de fotografía, le llevó a estar nominado en los Premios Bafta de Gran Betaña (premios que otorgala Academia Británicade las Artes Cinematográficas y dela Televisión).

Su mejor legado al ser dominado a los premios Bafta asegura que fue su trabajo en sí y que lo que mejor le trae sus trabajos es cómo los directores responden a las imágenes creadas. “Si ganas un Oscar te ayudaría profesionalmente, pero te ayuda más trabajar con un director importante en una película importante, ese es el premio”, resalta Chediak.

Boyle se contactó con este ecuatoriano, tras una película que este director produjo, llamada ‘28 semanas después’. Cuando se presentó este film, Chediak se enteró que a Boyle le había gustado la fotografía en la que él participó, quien también había mencionado que era una visión novedosa traída desde Londres por un ecuatoriano. Boyle decidió usar 2 fotógrafos para ‘127 horas’, decidió trabajar nuevamente con el inglés Dod Mantle y un sudamericano, en ese caso Enrique Chediak.

Entre sus anécdotas durante esas 9 semanas, recuerda que tuvo que pasar colgado en un arnés entre dos paredes durante 13 horas, sin poder bajar ni subir nuevamente. Asimismo, menciona que al momento de hacer la localización en el desierto fueron en helicóptero y los dejó en un lugar para conocer los cañones donde iban a filmar. A las 17:00 les iban a recoger del mismo sitio pero el helicóptero nunca llegó.

Chediak recuerda que era una noche de luna llena, lo que les ayudó de alguna manera con la iluminación al recorrer a pie 5 horas hasta encontrar un auto, para 2 horas después poder llegar al hotel. Señala que el helicóptero no llegó al hotel porque al pararlo a poner gasolina hubo neblina y eso impidió despegar nuevamente el helicóptero.

El motivo de una visita previa al desierto, se debe a que Chediak requiere visitar los sitios donde se va a rodar la película. En ciertas ocasiones asiste sin compañía de nadie, se queda todo el día analizando y estudiando el lugar, para saber si la luz afecta a los espacios. Por ejemplo en la producción Ecuatoriana ‘Rabia’, estuvo varios días en esa casa, mirando cómo el sol y las nubes entraban. Trataba de entender el comportamiento de la casa con la luz, asegura.

Entre otras de sus experiencias en el mundo del cine, este quiteño cuenta que entre los famosos de Hollywood que ha compartido con son Jude Low, Edward Norton, Damián Alcázar Richard Gere, Ben Affleck, entre otros.

En cuanto a l cine ecuatoriano, el ‘quique’ cree que está cada vez saliendo adelante con mucha gente interesada que tiene más ganas de aprender y crear. En lo que se refiere a películas nacionales, ha participado en ‘Rabia’y ‘Crónicas’ junto a Sebastián Cordero, quien es un ecuatoriano director de cine al que admira mucho y que además es uno de sus mejores amigos, resalta.

Entre sus pasatiempos está leer libros y ver películas, que a propósito como favoritas del cine ecuatoriano nombró a ‘Qué tan lejos’, el documental de Miguel Alvear sobre el cine pirata: ‘Más allá del mall’, ‘Ratas’, entre otros.

El género con el que se identifica este quiteño está el drama, ya que menciona que ahí el ser humano es el personaje principal y que el género que no es de su agrado es la comedia general porque es muy “simple con el concepto de la imagen”.

Publicado en Diario El Comercio de Ecuador

Autor: Amelina Espinosa

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s